Como cada año, llega el 23 de septiembre para recordarnos que, a pesar de lo conseguido gracias al movimiento LGTBIAQ+, sigue siendo necesaria la reivindicación de la visibilidad bisexual.

Estas últimas semanas hemos visto noticias en las que se dice que la colectivización no es necesaria, que la LGTBIAQ+fobia está únicamente en nuestras cabezas. Venimos a recordar que eso no es así, sino que formar parte de estas realidades sigue siendo una de las principales razones por las que se nos agrede fundamentándose con los discursos de odio y potenciando los mismos.

Además de las violencias generales que se ejercen contra el colectivo LGTBIAQ+, la bifobia nos habla de las violencias específicas sobre las personas bi. Esta se da desde fuera y dentro del propio colectivo, debido en gran parte a la asimilación de un modelo binarista en la que nuestra atracción sólo puede estar dirigida hacia hombres o mujeres como categorías excluyentes (monosexismo). Y esto, a su vez, tiene su origen en el cisheteropatriarcado.

La orientación bi rompe con los esquemas tradicionales del binarismo de género, la mononormatividad (sentir atracción únicamente hacia un género) y, además, es una categoría que no tiene en cuenta el género de la persona deseante como referencia, hecho que sí sucede en otras orientaciones como, por ejemplo, gays o lesbianas.

Una de las mayores dificultades con las que se topan las personas bi es la de no tener referentes ni, apenas, espacios específicos y seguros en los que poder compartir, ser escuchades y comprendides. Esto, tiene cierta influencia a la hora de la autoidentificación como persona bi, así como de salir del armario y, a su vez, la aceptación o no de esto, repercute en la salud mental y, por ende, en el bienestar de la persona.

No venimos a hablar desde una perspectiva pasiva, sino que venimos a decir que tenemos cuestiones específicas a las que atender. Esto partiría de una buena predisposición al conocimiento de realidades no normativas tanto para dar a conocer las mismas, como para elaborar herramientas, recursos y procedimientos para atender a este colectivo en concreto.

En el día de la visibilidad bi se reivindica:

  • Visibilidad bisexual contra el borrado general de esta orientación.
  • Formación y sensibilización por parte de les profesionales de la salud, educación, justicia, etc.
  • La no presunción de que esta orientación depende del género de la pareja del momento o historial sexual.
  • El derecho a formar parte de espacios LGTBIAQ+, libres de discriminación.
  • Educación sexual integral e inclusiva.
  • La no hipersexualización de las mujeres bisexuales, ni romantización de las relaciones sáficas (mujer con mujer).
  • La negación de la bisexualidad masculina.
  • La no imposición de la mononorma ni binarismos de género.
  • La liberación de mitos y estereotipos existentes sobre las personas bi.
  • La no patologización, ni cuestionamiento de la orientación de las personas bi.

 

El respeto y la aceptación de la bisexualidad como una orientación plena y válida en sí misma.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

También te puede interesar

Activismo

Orgullo Bi

Como cada año, llega el 23 de septiembre para recordarnos que, a pesar de lo conseguido gracias al movimiento LGTBIAQ+, sigue siendo necesaria la reivindicación

Leer Más >>

Un paso más:

Te hemos enviado un email de confirmación. Búscalo en tu bandeja de entrada o en ‘no deseados’ y haz click en el enlace.

Gracias por suscribirte